sábado, 20 de febrero de 2010

19/01/2010

Siempre pensé que, si compartiendo nuestras experiencias podemos ayudar a otras personas, entonces se podría decir que de alguna forma todo ha valido la pena. Y por eso es que decidí abrir este blog.

Desde chica soy una persona muy retraída, quizás por eso puedo expresar mis pensamientos por escrito con mayor facilidad que con palabras, seguramente ése sea el motivo por el cual todavía no decido recurrir a un grupo de apoyo o a terapia (con lo último, cabe aclarar que ya estoy en eso, pero me costó muchísimo tomar la determinación).

¿Y qué es lo que me lleva a escribir este blog? Bueno, dicen que no hay mayor tragedia que la pérdida de un hijo. Por desgracia estoy en condiciones de afirmar que no hay frase más cierta que esa. El tiempo sigue corriendo, pero para mí se detuvo por completo. Cuatro meses pasaron ya y aún no logro comprenderlo. Así como así, de un día para otro, tuve que hacerme la idea de que las cosas no iban a ser como las había planeado.

Cuando encontramos a la persona con quien queremos compartir el resto de nuestras vidas, pensamos que no puede existir un amor más grande que ese. Créanme que en el momento en que vi mi test de embarazo positivo me di cuenta que estaba equivocada. Claro que son dos sentimientos totalmente diferentes, pero el amor a un hijo es tan grande, tan puro que no tiene comparación alguna. Esa sensación de que una nueva vida se está formando en nuestro interior es sencillamente inexplicable. Tan hermosa, que no podría describir con palabras aunque quisiera.

Pero bueno, por alguna razón que seguramente nunca conoceré, el destino quiso que la estadía de Sebas (mi bebé) en este mundo fuera tan corta. Quizás sea alguna prueba, alguna llamada de atención para elegir el camino correcto... no se por qué. Lo que sí sé, de lo que estoy segura, es que a cuatro meses de su partida (ya casi cinco en realidad, ahora que lo pienso mejor), yo continúo en la constante lucha por no caer y seguir adelante. También sé que en todo el mundo, todos los días, muchas mamás deben afrontar el dolor de perder a sus hijos. Y si con mis palabras puedo acompañar al menos a una de ellas en este camino tan duro y ayudarlas a cargar con este peso, entonces creo que valdría completamente la pena compartir mis pensamientos.

2 comentarios:

  1. Hola marian que bueno que asi como a mi me ha servido esta pagina a ti tambien te sirvio mucho y escribir es una buena terapia sacas todo lo que tu corazon tiene guardado y es verdad el amor de un hijo no tiene comparasion es unico y es autentico, gracias por compartir tu historia completa cuidate mucho y recibe un abrazo desde Mexico.

    con mucho cariño vero
    mama de rosita y verito mis dos angelitos en el cielo

    ResponderEliminar
  2. HOLA MIRIAM ME APENA MUCHO LO SUCEDIDO CON TU BEBE, YO TAMBIEN PERDI A MI ANGELITO BAUTISTA EL 27 DE DICIEMBRE DE 2009 LA VERDAD ES MUY DURO SOBRELLEVARLO. TE MANDO UN FUERTE ABRAZO Y FUERZA PARA SALIR A DELANTE.
    MI BLOG ES www.vinculosayudamutuaparapadres.blogspot.com

    ResponderEliminar